¿Qué es la microbiota?

Se conoce como microbiota al conjunto de microorganismos que se encuentran de forma natural en diferentes partes de nuestro cuerpo: en la superficie y en las capas más profundas de la piel (microbiota cutánea), en la boca (microbiota oral), en la vagina (microbiota vaginal), entre otros.

Y de entre todos los microorganismos que conviven con nosotros, en mi opinión, los que  me parecen más interesantes son los que forman la microbiota intestinal.

Intestino_microbiota

Angelakis et al., Lancet Infect Dis 2013;13:899-99

     

¿Dónde podemos encontrarlos?

Como su propio nombre indica, la microbiota intestinal se encuentra en el intestino. ¿Entonces estamos rellenos de microorganismos? Técnicamente la cavidad del intestino se considera entorno exterior al cuerpo humano, por lo que aunque pueda parecer que estamos rellenos de microorganismos, estos se alojan en lo que se considera la interfaz cuerpo humano-medio externo. Como los microorganismos que recubren la piel, no están en nuestro interior.

¿Quién la compone?

En la microbiota intestinal está principalmente compuesta por bacterias. El mayor número de reside en el intestino grueso. La mayoría de las poblaciones son anaerobias estrictas (no se pueden desarrollar en presencia de oxígeno)  y constituyen lo que se denomina la microbiota dominante. Dentro de esta microbiota, el género Bacteroides  es uno de los más  abundantes. También son dominantes otros microorganismos como Eubacterium, Bifidobacterium, Peptostreptococcus y Ruminococcus, entre otros.

¿Y cuántos microorganismos la componen? ¿Muchos, o más bien pocos?

Muchísimos. Nuestra microbiota intestinal contiene 100 billones de microorganismos, incluyendo como mínimo 1.000 especies diferentes de bacterias. Para hacernos una idea, tenemos alrededor de unas diez elevado a trece  células que componen nuestro cuerpo, y éstas conviven con unas diez elevado a catorce células microbianas. Es decir que por cada célula humana hay 10 microbios. De hecho, la microbiota intestinal puede pesar hasta 2 kg. Vamos que ni en tu propio cuerpo eres popular.

Estas bacterias comprenden más de 3 millones de genes, 150 veces más que en el genoma humano (ya que éste último comprende unos 20.500 genes). Por otra parte, un dato relevante es que solo un tercio de nuestra microbiota intestinal es común a la mayoría de la gente, mientras que los otros dos tercios son específicos en cada persona. En otras palabras, podríamos describirla como el carnet de identidad personal, ya que es única en cada individuo.

Aestollamanvida

¿Y, para qué queremos la microbiota? ¿No es mejor estar limpios?

La respuesta es no. Aunque nos esforcemos en manteneros limpios, duchándonos todos los días, y cuidando nuestra higiene es importante que mantengamos nuestra microbiota, tanto intestinal como la que forma parte del resto de nuestro cuerpo. ¿Es obligatorio “estar lleno” de estos microorganismos? Es más bien necesario para tener una buena salud.  En las sociedades desarrolladas y durante la segunda mitad del siglo XX,  han aumentado las alergias y de algunas enfermedades con componentes autoinmunes.  Se ha sugerido que una de las causas es una higiene excesiva. La falta de exposición a agentes bacterianos en las edades tempranas de la vida podría explicar la creciente aparición de disfunciones del sistema inmunológico.

De la misma forma que usamos a los microorganismos para producir  cerveza, vino, yogur, queso, etc.  Sin que por ello nos de ningún asco, los que forman parte de la microbiota no son menos importantes ni menos “guays”. Se encargan de realizar muchísimas funciones importantes y beneficiosas para nuestro organismo. Algunas de estas funciones son:

  • Ayuda al cuerpo a digerir ciertos alimentos que el estómago y el intestino delgado no son capaces de digerir.
  •  Degradación de determinados compuestos tóxicos, favoreciendo de esta manera la eliminación de sustancias carcinogénicas y/o mutagénicas.
  • Contribuye a la producción de algunas vitaminas (B y K), y favorecer la absorción de diversos minerales como calcio, fósforo, magnesio y hierro.
  • Ayuda a combatir las agresiones de otros microorganismos, manteniendo la integridad de la mucosa intestinal.
  • Desempeña un papel importante en el sistema inmune, actuando como efecto barrera.

Teniendo en cuenta el importante papel que la microbiota intestinal desempeña en el funcionamiento de nuestro cuerpo y las diferentes funciones que cumple, hoy en día los expertos la consideran como un órgano. Se trata de un “órgano adquirido”.

¡La microbiota intestinal nos controla!

Aunque esta afirmación pueda resultar un poco exagerada, es más que evidente que la microbiota intestinal juega un papel fundamental en nuestro organismo. Como hemos visto, gracias a los microorganismos que conviven con nosotros obtenemos gran cantidad de beneficios, pero no debemos olvidar que están ahí. Es por eso que debemos seguir una dieta equilibrada y apropiada para mantenerla en equilibrio y en buena forma y evitar el exceso de antibióticos que puedan dañarla. Recuerda: ¡No estamos solos! Muchos aspectos de nuestra salud están en manos de la microbiota intestinal.

¿Ya nunca te volverás a sentir sólo/a? ¿Eras consciente que en realidad “tú” eras “vosotros”?

Noestassolomicrobiota

Beatrice the Biologist.

Referencias:

· Tesis doctoral: MICROBIOTA INTESTINAL HUMANA: ANÁLISIS Y EVOLUCIÓN DE POBLACIONES REPRESENTATIVAS E IDENTIFICACIÓN DE BACTERIAS PROBIÓTICAS. Susana Delgado Palacio. CSIC 2005 http://digital.csic.es/bitstream/10261/5220/1/TESIS%20Susana%20Delgado.pdf