Siempre me han llamado la atención las diferencias entre las personas. Todos tenemos ese detalle o defecto que nos hace diferentes. Unos morenos, otras rubias; narices prominentes, narices finas; ojos marrones y grandes, ojos azules y bizcos; manos enormes y dedos gordos, manos enanas y dedos finos, y así el resto del cuerpo. Cuando era pequeño siempre me preguntaba por qué seríamos todos tan diferentes si todos éramos personas. La respuesta completa la conocí bastantes años más tarde. Y no, no era Dios.

Han pasado ya unos cuantos años desde que entendí que todas estas diferencias se deben al ADN. Aún así, sigo desconcertado y maravillado por la gran variedad de individuos generada por “simplemente” cuatro nucleótidos, que para simplificar podemos decir que son las cuatro letras de nuestro “Ategecedario”. Me alucina que tengamos más de 3000 millones de estas cuatro letras, una detrás de la otra, y que seamos lo que somos por ellas. Cuatro unidades. Solo cuatro. Y no están ordenadas al azar, no. ¿Cómo se pueden ordenar de manera eficiente tantos elementos? Y no es solamente que sea la guía de todas las funciones celulares, sino que también define su propia estructura tridimensional y su función. ¿No es increíble?

Además con tantos elementos es imposible que esta secuencia no se vea modificada por el ambiente y los errores. Sin embargo, esta variabilidad no nos perjudica, en términos generales. Puede que la probabilidad no se ponga de tu parte y que una variación te provoque una enfermedad, pero si no lo hace, que es lo más probable, lo único que te puede pasar es que aumentes la diversidad de tu especie, contribuyendo así a la renovación del genoma. De hecho, si analizas la variabilidad entre dos personas, aunque vivan muy cerca, tendrán miles de diferencias entre ellas. ¡Incluso hay diferencias hasta entre hermanos gemelos!

En definitiva, todos somos diferentes, pero lo suficientemente parecidos a nivel molecular como para decir que somos iguales. Esta gran variabilidad, ¿no reduce el racismo al summum de la ignorancia? ¿Acaso te crees más diferente de un chico que viene de África que de esa rubia que tanto te gusta? ¿Por qué a veces nos asustan los diferentes cuándo todos los somos realmente?

Más info sobre variación genética humana en la wikipedia.

Imagen: chrisjfry